Historia de la moda en España

0
By Manuel S.G. | Lunes, 15 febrero 2016

      La moda ha sido un aspecto de las sociedades que siempre ha existido y el cual ha significado la identificación de los hábitos y tradiciones de nuestros antepasados: cómo vestían en el Paleolítico, en la Antigua Grecia o Roma clásica… hasta llegar a nuestros días. Pero la importancia de considerar a la moda no como una simple tela que viste nuestros cuerpos, sino como una identidad individual o colectiva, se data a mediados del siglo XIX, con la figura de un inglés, Charles Frederick Worth, considerado el primer diseñador de la Historia.

       Hasta ese momento, la moda era creada por maestros o artesanos, que carecían de relevancia para las personas, pero con C.F. Worth todo empezó a cambiar. Este inglés, tras años de formación, se marchó a París para inaugurar su primer taller de costura, en el que cada prenda que se adquiriese llevaría su firma, es decir, la vestimenta era creada por un diseñador. Esto suponía la ‘primera costura’ para considerar a la moda como a la pintura, la música o la escultura. Entre sus clientas, a las que confeccionaba trajes de Alta Costura, se encontraba Eugenia de Montijo, la esposa de Napoleón III.

        Desde que ocurriese esto en 1857, confeccionándose vestidos en varias semanas, hasta la actualidad, la moda ya no solo se identifica con la vestimenta, sino con otros objetos de uso cotidiano entre nosotros: funda para móvil, menaje, ropa de hogar,… la situación ha cambiado mucho, contribuyendo a pasar de una identidad propia a una colectiva, pero en la que los diseñadores han contribuido a que pueda considerarse la moda como cultura.

Moda en España

       La moda en España se caracteriza en la gran diversidad de estilos que impregna cada diseñador a sus creaciones, desde la influencia de pintores como Velázquez, Goya o Picasso, hasta a apostar por una estética rompedora, de toques rupturista respecto a lo ya establecido como norma en la sociedad.

       Pero, como toda historia, siempre hay un principio, un boceto que sueña en materializarse en vestido de un ser humano. El diseñador más emblemático de España y del mundo entero a día de hoy, es Balenciaga.

Balenciaga, la elegancia como antonomasia.

15827144539_d2fea9fba3_n

Modelo de Balenciaga/Foto Philippe Pottier

        Cristóbal Balenciaga Eizaguirre nació en un pueblo del País Vasco el 21 de enero de 1895. Su vida siempre giró alrededor de la moda, ya que su madre era costurera y pasaba horas y horas escuchando y observando atentamente la creación de un vestido. Un hecho significativo fue cuando a la edad de 13 años, le propuso a una de las mujeres a las que realizaba trajes su madre, la marquesa de Torres, una copia del modelo que llevaba, y lo cumplió perfectamente.

      Posteriormente, con la firme decisión de dedicarse a la moda abrió sus propios talleres en San Sebastián, Madrid y Barcelona, pero tras estallar la Guerra Civil, tuvo que verse obligado a trasladarse a París en 1937. Tras llegar allí, su trabajo fue alabado por Dior, Chanel y Madeleine Vionnet, creadora del corte al bies (técnica que consiste en utilizar el tejido en sentido diagonal).

       Lo particular de Balenciaga es que cada uno de sus modelos estaba hecho a mano y conseguía crear con sus diseños efectos fantásticos. Vistió para las mujeres más icónicas del momento, como las actrices Marlene Dietrich (trabajó junto a Josef von Sternberg, Hitchcock, Orson Welles,…) y Greta Garbo (vista en filmes de Lubitsch o George Cukor). Tras la gran repercusión en Francia, Balenciaga volvió a abrir sus tiendas en España, viéndose obligado el régimen franquista a aceptar la gran repercusión de un español en el sector de la moda. Algunos de sus discípulos son Emanuel Ungaro o el ya fallecido Óscar de la Renta.

         El estilo de Balenciaga era único, porque supo vestir con sencillez a dos tipos de mujeres a las que les separaban dos guerras mundiales. Por un lado, vistió a esa mujer que cambiaba de ropa tres veces al día y que viajaba con varios baúles y, por otro lado, diseñó los uniformes para las azafatas de Air France: modernas y elegantes.

Atmosphere

Balenciaga and Spain/Foto Viva Vivanista

       El diseñador, admirador de las pinturas de los artistas Goya, Zurbarán y Velázquez, decidió poner fin a su máquina de coser y dedal, cuando la Alta Costura dejó de ser rentable y valiosa para la gente de a pie, predominando la fabricación de prendas en serie. Él no pertenecía al sector de la industrialización de la moda, por lo que decidió retirarse como un modisto mejor puede decir adiós, vistiendo de blanco a una novia, que fue a Carmen Martínez-Bordiú.

      En marzo de 1972 falleció Balenciaga, que gracias a su moda, creó grandes iconos clásicos que perviven a día de hoy. Actualmente, la firma Balenciaga es la firma con mayor prestigio en la moda internacional.

La pugna entre el instinto natural de vestirse y el instinto natural de desnudarsePitigrilli (escritor italiano).

El estallido de ‘Moda España’

68800688_61e7287f8c_z

Pasarela Gaudí/ Foto Gerard Girbes Berges

       Cuando el régimen franquista finalizó tras llegar la Transición española, hubo un gran auge de diseñadores que pudieron trabajar con una libertad desconocida hasta entonces. Un hecho importante fue la iniciativa ‘Moda España’ para que la moda fuera conocida internacionalmente. A continuación, haremos un recorrido por la geografía española, mencionando algunos de los diseñadores más reconocidos en España, como en el resto del mundo, por su aporte a la moda.

Francis Montesinos (Comunidad Valenciana)

          Este valenciano, abrió su primera tienda en Valencia en 1972, pero no fue hasta la década de los 80 cuando alcanza el reconocimiento de la industria de la moda y de la prensa por llevar el estilo ‘Made in Spain’ fuera de nuestras fronteras. En esta década aparece el movimiento más liberador conocido en España, la ‘Movida madrileña’, todos los artistas de cualquier ámbito mostraron la fuerza de la cultura en una sociedad que ya estaba obteniendo esos derechos aletargados durante varias décadas.

      Montesinos recoge el legado de la España popular y artística: Picasso, Camarón o Sorolla. Consiguió un hecho sin precedentes en la moda: congregar en la Plaza de Toros de las Ventas de Madrid, a 15000 personas, que asistieron para ver desfiles de moda como nunca antes.

       Ha colaborado con Almodóvar en su film ‘Matador’, en el que el propio director interpreta a Francis Montesinos. También ha trabajado vistiendo a los personajes de la obra de teatro de Bigas Luna ‘Las comedias bárbaras’. A partir de sus éxitos en Barcelona fue requerido por diferentes salones: Madrid, París, Berlín, Valencia,…

      De su estilo hay que destacar el uso del folklore y las raíces españolas, además de la importancia de su moda en el mercado internacional, como en Miami.

Jesús del Pozo (Madrid)

          Jesús del Pozo nació en 1946 en Madrid. Realizó estudios de Diseño de Muebles y Arquitectura de Interiores. En la década de los 70, impulsó su marca ‘Delpozo’, abriendo su primera tienda de ropa masculina en la calle Almirante de la capital española. Para muchos expertos, del Pozo fue quien pensó como empresario, además de diseñador, apostando por la industrialización de la moda. Su estilo consistió en un binomio industria-sentimiento, como manifestó “prefiero todo lo que sea directo y sencillo, me atrae el sentimiento”. Se convirtió en el primer diseñador de moda que recibió la Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes en 1998.

         Además, se encargó del vestuario del ballet “Las cuatro estaciones” (Ballet Nacional de Cuba) o el vestuario para la Ópera Carmen (Teatro Real).

Roberto Verino (Galicia)5465367012_1622db0f4a_z

Desfile Roberto Verino/Foto Comunidad Madrid

         Bajo esta firma, se encuentra el gallego Manuel Roberto Marino Fernández. No solo se ha dedicado a la moda, también a complementos, como el diseño de gafas, perfumes e incluso cerámica. Hay una frase de Picasso que pronuncia como definición de su marca: “La inspiración es muy importante, pero conviene que cuando llegue te encuentres trabajando”. Constancia, trabajo y esfuerzo son las claves de este diseñador.

        Desde 1984, siempre ha presentado su costura en la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid. Entre numerosos galardones, está la “Aguja de Oro”, que es el máximo premio que se otorga a los mejores diseñadores de moda.

Amaya Arzuaga (Burgos, Castilla y León)

         Desde que finalizara en 1992 sus estudios de Diseño de Moda en Madrid, su trabajo no ha parado, presentando sus colecciones en Barcelona, Madrid, París, Nueva York,… Entre los premios que ha ganado, hay que destacar la Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes en 2005.

          De sus creaciones, destacan el punto y el trabajo de la piel ceñida al cuerpo, la asimetría en los cortes, la superposición de prendas y la depuración cromática.

Ana Locking (Toledo, Castilla La Mancha)

         Ana González ha vivido siempre rodeada de agujas, telas y patrones, ya que su madre era modista. Intentó desligarse de aquello, estudiando Arte, pero no pudo y decidió aunar la tradición y el placer (arte y moda). A mediados de los años noventa nacía ‘Locking Shocking’, una marca transgresora y vanguardista.

      Posteriormente, solo quedaría Locking, debido a que la otra mitad del proyecto ya no continuó, quedando lo que es actualmente: Ana Locking, que en palabras de la propia diseñadora recuerda “una emoción equilibrada, algo más lógico”, ya que su forma de trabajar es muy cerebral, y al mismo tiempo intensa y emocional.

       Colabora con diversas instituciones culturales y entidades a través de exposiciones, instalaciones, videoarte, fotografía,…

Sybilla (Nueva York)

      A pesar de haber nacido en Estados Unidos, ha pasado casi toda su vida en tierra española. Ganadora del Premio Nacional de Moda 2015 por sus treinta años de trayectoria. En 1982, realizó su primer desfile y cuatro años después presentó su primera colección de prêt-á-porter en el Salón Gaudí de Barcelona. Ha pasado por Madrid, Tokio, Milán y ha colaborado con grandes diseñadores como Yves Saint Laurente, Gaultier,…

        Ha diseñado para los personajes de las películas de Pedro Almodóvar. Es aclamada como heredera estilística de Balenciaga y ha nutrido su vida entre el campo y la educación de Madrid y Mallorca.

     Su objetivo es dotar de alma la moda y no optar porque las grandes marcas rijan el patrón. Ganadora del premio Balenciaga, su estilo es de funcionalidad, seducción, sorpresa, discreción, sensualidad y el humor.

        Sybilla es conocida por crear un vestido en crespón de seda negro, que perfila y realiza el cuerpo de la mujer. De escote redondo en el pecho y en la espalda, no tiene mangas, sino tirantes.

Agatha Ruíz de la Prada (Madrid)

      Antes de dedicarse a la Moda, Agatha realizó sus estudios de Arquitectura y Bellas Artes. En 1981, debutó con un desfile en la capital de España. Lo característico de esta diseñadora es la fusión de colores vivos (amarillos, rosas, naranjas, fucsias,…) y los motivos tradicionales para adornar sus trajes (estrellas, corazones, flores o lunas). Su puesta en escena es atrevida e innovadora.

2682337132_81f1dfa3aa_z

Minnie por Agatha Ruíz de la Prada/Foto a_marga

    Pero la moda de Prada es de consumo máximo en el mundo del menaje, el hogar,… donde su originalidad no encuentra ninguna competencia, gracias a su toque naif.

       Le encanta que sus trajes se expongan en Museos, pero al mismo tiempo trabajar para unos grandes almacenes y hacer una ropa que se pueda poner todo el mundo. En los últimos premios MTV Awards, la excéntrica Miley Cirus lució uno de sus modelos en las presentaciones.

Victorio y Lucchino (Córdoba y Sevilla, Andalucía)

     Detrás de este nombre se encuentran dos diseñadores andaluces, José Víctor Rodríguez Caro, de Córdoba y José Luis Medina del Corral, de Sevilla. Ambos, que trabajaban para una firma de moda, decidieron lanzarse a finales de la década de los setenta a abrir su propia tienda de ropa en la calle más importante de la provincia de Sevilla, en la calle Sierpes.

       Esta apertura no significó una tienda de ropa más en la capital andaluza, sino un lugar diferente en el que la ropa era creada de manera personalizada y en cuyo interior se podía escuchar música de diversas culturas que aún no era muy popular en la gente de a pie. Durante un tiempo fue un centro cultural en Sevilla.

      Su éxito llegó cuando tuvieron una gran demanda de vestidos de novia, por lo que decidieron en 1984 desfilar en la Pasarela Gaudí, para al año siguiente presentar su colección en Nueva York, siendo de gran interés para marcas internacionales.

Foto_VyL_2

Vestido Victorio y Lucchino/
Foto MªJosefa García Jiménez

    Sus pensamientos siempre han sido vestir a una mujer como la Carmen de Mérimée: mujer luchadora, independiente y que sabe cómo construir su identidad. A partir de lo cual, se desarrolla todos sus diseños, siempre con ese toque andaluz, cuyos elementos básicos son los siguientes: el rojo, el encaje y el fleco.

    Victorio y Lucchino tienen en su haber la patente de una innovación en la moda, la caracola (evolución creativa del volante). Esta invención fue fortuita, cuando ambos diseñadores se encontraban en una tarde en San Fernando (Cádiz), observaron detenidamente la forma que tomaba el pétalo de una bignonia rosa a cerrarse.

       El carácter de Victorio y Lucchino fue apostar por hacer una simbiosis entre aspectos tradicionales de la España más profunda de décadas pasadas y las tendencias que en cada momento la mujer demandaba, pero siempre ensalzando su figura, como declararon los modistos durante la celebración de veinticinco años de trayectoria en el  Centro de Arte Contemporáneo de Sevilla “Fuimos los únicos que nos atrevimos a rescatar el mantón del baúl de los recuerdos […]; tener un toque popular, porque las cosas cuando no tienen toque popular no llegan, no vibran, no tienen calor”.

     Posteriormente, Victorio y Lucchino, además de confeccionar modelos únicos para cada mujer, lanzaron su propia firma prêt-á-porter, moda para hombre, vistieron a Whitney Houston en ‘El guardaespaldas’ (Mick Jackson, 1992), entro otros encargos de diseño para grandes superficies.

David Delfín (Málaga, Andalucía)

      Su nombre real es Diego David Domínguez González. Es un artista que esbozó sus ideas sobre el lienzo con un pincel para después pasarlas a la aguja y tela.

       Él concibe la moda como una expresión de arte en la cual impregna elementos de la fotografía, la pintura y la arquitectura. Su puesta en escena se caracteriza por la provocación, como sus modelos aparecen con la cara tapada con capucha y sogas de horca al cuello, destacando los colores oscuros.

2433404443_a181437f0b_z

Traje David Delfín/ Foto icanteachyouhowtodoit

       Considerado como el “enfant terrible” de la moda española, David Delfín define así su concepto de moda: “La moda es cultura, no todo es arte pero igual que no toda la pintura es arte”. Delfín quiere agitar al espectador para hacerlo sentir más vivo e intenso.

La creación de la moda en la actualidad

3334212157_3eb7fa1530_n

Máquina de coser/Foto Jose Manuel Mazintosh

       Actualmente, los diseñadores con menos recorrido están apostando por un espíritu de libertad en el que siguen tomando como modelo de referencia a diseñadores nacionales o internacionales, pero vinculando a una estética urbana de la era de Internet o la abstracción absoluta. Estos son algunos ejemplos.

      Paula del Vas, murciana que recoge de una manera natural las nociones de los diseñadores más conocidos, experimentando con toques de otras culturas como la asiática. Ion Fiz, diseñador desde 2002, ha realizado colecciones para Pertegaz y distribuye sus colecciones en España, Francia, Italia, Emiratos Árabes, Japón… Teresa Helbig, famosa escaparatista barcelonesa que se dedicó a la moda tras llevar un vestido propio a una gran gala; es una de las diseñadoras más solicitadas, destaca su fusión de tules, sedas, pedrería y crochet. Leandro Cano, joven jienense ganador del premio Dedal de Oro 2014, que destaca por sus dos pasiones: la fotografía y el diseño (combinación de moda más usual, pero artística); Moisés Nieto, joven diseñador que creó su propia firma en 2011, cuya propuesta es combinar lo artesanal con tejidos que favorezcan la figura femenina con influencia de la tecnología.

      Conocer la moda de España significa saber más sobre la sociedad española. Averiguar el valor que tiene una prenda y la fuerte identidad que los diseñadores, nombrados anteriormente, han atribuido a sus confecciones pensando en la mujer, el hombre, la niña y el niño de cualquier parte del mundo. Desde Centro Mundo Lengua apostamos por la moda española como vehículo de comunicación internacional.

      ¡Para descubrir más aspectos de España, infórmate de nuestros programas para aprender español y su cultura!

Deja un comentario

SUBIR