Estudiar en Cádiz – La experiencia de toda una vida

0
By Aaltje Bansema | Jueves, 09 febrero 2017

Hace seis años, me inscribí en un programa de idiomas en Cádiz con casi ninguna expectativa, además de mejorar mis habilidades básicas y conocer a compañeros de todas partes del mundo. Fue mi primer viaje al extranjero sola, así que estaba muy nerviosa y ansiosa. Sin embargo, desde el momento en que conocí a mi familia anfitriona, me sentí como en casa. Todo el viaje estuvo tan bien organizado, no pude creerlo; desde el primer día hasta el último. Cada empleado de MundoLengua me dio la bienvenida con los brazos abiertos y aprendí tantas cosas de las clases incluidas en el programa, además de las actividades culturales que tuvieron lugar fuera del aula. Habían muchas cosas divertidas que hacer, como asistir a clases de cocina con estudiantes locales de nuestra edad y hacer búsquedas del tesoro por toda la ciudad con guías e instructores de MundoLengua. De hecho, todo el programa me impresionó tanto que decidí volver el verano siguiente por más tiempo que antes. Muchos empleados se acordaron de mí del verano anterior lo que me hizo sentir aún más cómoda y como en casa que ya estaba. Aún pude quedarme con mi familia española por segunda vez lo que contribuyó al éxito del viaje. Ambas experiencias me inspiraron estudiar la lengua y cultura española en profundidad a lo largo de mis años universitarios y más allá.

 

Recientemente me gradué de la universidad en Canadá y he vuelto a Europa para concentrarme en mis próximos estudios. Quería tomar un año sabático entre mis estudios, así que decidí reconectarme con MundoLengua y hacer unos cursos intensivos en Sevilla para mantener mi nivel de español. Todos allí me dieron la bienvenida con los brazos abiertos, como muchos años antes, y eran tan simpáticos conmigo mientras que yo preparaba mi viaje con ellos. Todo el proceso estuvo muy bien organizado y explicado otra vez, y la comunicación por correo electrónico me pareció muy directa y eficaz. Esto hizo las preparaciones muy fáciles para mí lo que fue genial. El momento en el que llegué a Sevilla me sentí como en casa de nuevo después de tantos años. A pesar de que había unas caras nuevas, me sentí muy cómoda con todo el mundo de inmediato. Desde el alojamiento hasta los cursos y mi horario personalizado, todo salió bien. Me sentía tan feliz y emocionada de ir a clase todos los días y pasar tiempo con mi familia española. Aprendí un montón de cosas encima de todo lo que ya sabía y aprendía en la universidad. Fue mi primera vez con MundoLengua durante el otoño y me divertí tanto como en el verano, principalmente gracias a la actitud positiva y los esfuerzos de toda la gente maravillosa de MundoLengua. Me gustaría enseñar idiomas en el futuro, así que recordaré estas experiencias con mucho cariño.

Deja un comentario

SUBIR